5 razones para ver Dead To Me

Dead to me ha llegado casi sin avisar a Netflix. Apenas ha tenido promoción, aunque cuenta con caras conocidas. Lo cierto es que hay vida más allá de Juego de Tronos y, aunque no lo parezca, estas semanas siguen emitiéndose otras series e incluso se estrenan algunas nuevas más allá de Daenerys y sus dragones. Soy la primera que soy una pesada con la historia de Poniente, pero mientras espero al nuevo capítulo cada semana debo alimentarme de otras series.

Dead to me es  una comedia con grandes dosis de humor negro que nos presenta a Jen, una mujer que acaba de perder a su marido en un horrible accidente y que está obsesionada con encontrar al culpable, a la vez que tiene que lidiar con el dolor de una pérdida tan grande (algo que hace a base de sarcasmo y mucha ira) y seguir cuidando de sus dos hijos. Durante una reunión de un grupo de apoyo conoce a Judy, que también tiene una historia bastante dura detrás, pero una personalidad bastante opuesta. Aún así la conexión es casi inmediata, así que se convierten en el apoyo incondicional la una de la otra en un momento en el que ambas están bastante al límite y superadas por los acontecimientos.

Netflix Dead To Me
© Imagen: Netflix

1. Giros inesperados desde el primer capítulo

El primer episodio de Dead To Me ya nos deja bien claro que estamos ante una historia que nos va a estar sorprendiendo continuamente. Empieza y parece que la serie será una cosa, pero vamos avanzando y vemos que será otra totalmente distinta. Parece un drama, una comedia de humor negro y también un thriller. Unos elementos que se conjugan muy bien en cada episodio y que hacen que no puedas parar de verla hasta llegar al final.

2. Te recordará a series como Big Little Lies

Si estás deseando que vuelva la serie de HBO y esa espera se te está haciendo larga, esta serie te ayudará a llevarlo mejor. No es que sean series iguales, ni mucho menos, pero hay muchísimos elementos que recuerdan a Big Little Lies. Para empezar, Dead To Me comienza con una muerte que hay que ir resolviendo, está centrada en mujeres, con vidas distintas pero unidas por un hecho concreto y muestra la amistad que surge entre ellas en circunstancias un tanto especiales. Y también se mueven entre lujosas casas de la costa de California. Tienen muchos puntos en común, aunque un tono muy distinto, ya que Big Little Lies tira más al drama y Dead To Me a la dramedia con buenas dosis de humor negro.

Dead to me
© Imagen: Netflix

3. Personajes bien construidos

La clave de Dead to Me es sin duda sus dos protagonistas. Por un lado Jen, una mujer que acaba de quedarse viuda y solo piensa en encontrar al culpable de la muerte de su marido a la vez que tiene que lidiar con sus dos hijos, uno de ellos el típico adolescente insoportable que no le va a poner las cosas fáciles. Jen es una mujer cínica, que lleva mucho tiempo enfadada y esos ataques de ira son muchas veces la causa de sus problemas. Todo lo opuesto a Judy, la otra protagonista, una mujer con una apariencia de inocencia, calma y buen rollo que en realidad esconde una dura historia personal y un terrible secreto. Quizás por eso encajan a la perfección y no tardan en tejer una amistad bonita, fascinante y complicada, ayudándose mutuamente a superar el dolor.

4. Reparto de lujo

Las protagonistas de esta historia son dos rostros bastante conocidos dentro del mundo de la televisión. A Christina Applegate la hemos visto prácticamente crecer en distintas series como Casados con hijos o Samantha ¿Qué?, mientras que Linda Cardellini nos ha dado papeles memorables en títulos como Freaks & Geeks, Mad Men o Bloodline. Gracias al grandioso trabajo de ambas actrices Dead to me gana aún más puntos. Están maravillosas cada una en su papel y no sería ninguna sorpresa verlas nominadas en premios como los Emmy. Están maravillosas.

dead-me_8.jpg
© Imagen: Netflix

5. Duración de los episodios

La excusa de que no hay tiempo para ver tantas series no os va a valer con esta, porque sus episodios duran media hora escasa y se ven en un suspiro. Es un formato interesante, que no da pie a capítulos de relleno y que hace que la historia avance sin prisa, pero sin pausa.
En definitiva, Dead to me es una serie divertida, original, con un gran reparto y con una historia de esas que enganchan, no solo por sus pequeñas dosis de misterio, sino por lo interesantes que resultan las protagonistas y esa forma de retatar el duelo a golpe de humor negro. Es una pena que en este inmenso océano de series, títulos como estos queden un poco ensombrecidos porque solo unos pocos acaparan todo el protagonismo. Hay mucha vida más allá de Juego de Tronos y esta pequeña joya merece más reconocimiento. Así que coged una buena copa de vino y dadle al play.
giphy - 2019-05-13T194521.442.gif

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *