‘Mrs. America’: Feminismo desde el punto de vista de una antifeminista

No exagero si os digo que Mrs. America va a tener un puesto asegurado en las listas de las mejores series de 2020, porque menuda maravilla nos ha regalado FX en forma de miniserie. Ya solo con el reparto debería ser obligatorio verla, pero es que además la historia es muy buena. Es interesante, está llena de matices y con unos personajes fascinantes ¿Necesitáis más para convenceros de que la veáis?

¿De qué va Mrs. America?

La miniserie se centra en la lucha del movimiento feminista en los años 70 en Estados Unidos, que en esos momentos tenía una posición relevante dentro de la política y tenía como objetivo que se aprobara la Enmienda de igualdad de derechos. Un proyecto surgido en los años 20 que garantizaría la igualdad de derechos entre hombres y mujeres en materia de trabajo, divorcio y propiedad. En esa lucha lideran figuras como Gloria Steinem, toda una celebridad e icono del feminismo norteamericano, Bella Abzug o Betty Friedan. Un camino que se complica cuando entra en juego Phyllis Schlafly, una mujer conservadora, defensora de la mujer como ama de casa, que luchó por evitar que se aprobara dicha enmienda y consiguió hacerse hueco en el debate con sus mensajes antifeministas y que promovía que el papel fundamental de la mujer era ser una esposa y madre dedicada.

Esta es la clave de Mrs. America, que en vez de optar por contar la historia solo desde el punto de vista de las líderes del movimiento feminista, ha preferido centrarse en ‘la villana’. La serie comienza con Phyllis Schlafly como centro de la acción. De esta manera conocemos todos los puntos de vista, las fortalezas del movimiento feminista, de las que estaban en contra. Y, sobre todo, las debilidades y contradicciones de ambos lados de la discusión.

Rose Byrne
© Imagen: FX

Hablar de las diferencias dentro del feminismo para acercar posiciones

Lo mejor de Mrs. America es, sin duda, cómo se adentra en la lucha feminista de aquella época. Cómo refleja los distintos puntos de vista, las luchas internas dentro del mundo de la política y cómo funciona el sistema. No todas las activistas tenían los mismos objetivos, ni los mismos problemas ni contradicciones. La cuestión racial ya estaba ahí y queda reflejada en personajes maravillosos como de Shirley Chisholm, o el grupo de mujeres afroamericanas que decide organizarse para luchar por su propios intereses. Unas diferencias que son capaces de aparcar para unirse por una meta común, aunque deja claro que hay formas muy diferentes de entender el feminismo.

Phillys Schlafly, un personaje complejo e interesante

La serie también analiza los objetivos del movimiento desde fuera, desde el punto de vista de esas mujeres que no se sentían feministas y luchaban contra ello. Phillys Schlafly y sus seguidoras odiaban el movimiento de liberación de la mujer y abogaban por mantener la tradicional figura de las amas de casa y esposas que debían servir a sus maridos. Pero, sin embargo, fueron mujeres que dejaron su vida como encargadas del hogar familiar para recorrer Estados Unidos y luchar por sus ideales ¿acaso eso no es feminista? Muchas de ellas acaban dándose cuenta de esas contradicciones y, aunque no lo reconozcan en voz alta, son conscientes de las injusticias que sufren en sus propias carnes. La primera de ellas, aunque nunca lo exprese o ni siquiera lo piense de manera consciente, es la propia Phillys, que ve como en más de una ocasión es silenciada o apartada solo por ser mujer.

Mrs. America
© Imagen: FX

Mrs. America no cae en el insulto o la parodia fácil, no demoniza a Schlafly ni a su grupo antifeminista, sin blanquearlas y tratándolas como personas complejas e interesantes. Dejan claro que era un grupo de mujeres capaces de hacer como si nada ante cuestiones como el racismo o la violencia de género con tal de conseguir su objetivo de parar la ERA y tener más poder. Y que, incluso dentro de ese grupo, había diferencias y formas diferentes de creer en su causa.

Guión inteligente y lleno de matices

El gran acierto de Mrs. America ha sido no quedarse en la superficie y tratar de contar la historia de una manera más profunda. Reflejando con sutiles pinceladas de guión todos los aspectos de esta lucha de mujeres y entre mujeres. Todas, desde Gloria Steinem a Phillys Schlafly, tienen momentos de duda, contradiciciones, decisiones más o menos coherentes o acertadas, etc. Y todas sufren de manera más o menos consciente las consecuencias del machismo y de hacer política en un ambiente que, en aquel entonces, estaba dominado por hombres que solo querían escucharlas si no hacían demasiado ruido o no se quejaban de más. Eso aporta un grado de veracidad y realismo maravilloso a la serie, que está llena de luces y sombras. No me malinterpretéis, Mrs. America toma partido claramente, haciendo énfasis en la necesidad de alcanzar la igualdad entre homres y mujeres. Pero se esfuerza en no demonizar, ni ridiculizar a ninguna de sus protagonistas.

Mrs. America
© Imagen: FX

También es un buen ejemplo de cómo funciona la política, donde nada es blanco o negro. Muchas veces para avanzar hay que dejar atrás ciertas ideas por muy importantes que sean y aprovechar que la situación ahora es favorable para avanzar en otros asuntos. Y puede ser un camino lento, tortuoso, en el que las cosas no siempre salen como uno quiere.

Un reparto de lujo

El otro pilar fundamental que hace de Mrs. America una de las mejores series que se han estrenado estos meses es su impresionante elenco de actrices. Desde Cate Blanchett hasta Rose Byrne, pasando por las grandiosas Sarah Paulson, Uzo Aduba, Tracy Ullman, Elizabeth Banks o Margo Martindale. Ninguna tiene desperdicio y todas están espléndidas y muy bien caracterizadas. Va a ser una temporada de premios complicada solo teniendo en cuenta este casting, porque sería un sacrilegio ignorar el gran trabajo que han hecho.

Mrs. America
© Imagen: FX

Una de las series imprescindibles de 2020

En definitiva, Mrs. America ha sido toda una sorpresa. Una historia bien contada, contextualizada y con un reparto de actrices que se merecen todos los premios por su trabjo. Es todo un repaso por la historia de uno de los momentos en los que el movimiento feminista fue más fuerte en Estados Unidos, pero también una buena radiografía del sistema político norteamericano que, salvando mucho las distancias, no tiene nada que envidiar a otras series que se adentran en los entresijos de la política, como The Good Fight. Solo puedo añadir que es una serie muy recomendable, entretenida, actual y necesaria.

Comparte

One thought on “‘Mrs. America’: Feminismo desde el punto de vista de una antifeminista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *