5 Razones para ver The Good Fight

La cuarta temporada de The Good Fight acaba de estrenarse. Y  en estos tiempos de confinamiento, los que aún no os habéis lanzado a ver el spin off de The Good Wife estáis a tiempo de poneros al día. Así podréis disfrutar con la serie centrada en Diane Lockhart, que es tan inteligente y hasta más divertida que su predecesora. Pero si con esto no os convenzo, os dejo cinco buenas razones por las que no os podéis perder esta seriaza.

Vamos al lío, os dejo cinco buenas razones, aunque seguro que hay muchas más. Pero ya os aseguro que la serie de los King es imprescindible.

1. Diane Lockhart y su risa siempre son bienvenidas

Diane (maravillosa Christine Baranski) siempre fue uno de los mejores personajes de The Good Wife. Una mujer carismática, independiente, de fuertes ideales. En The Good Wife vimos como luchó por sacar adelante su bufete y como ayudó a terminar de formar a Alicia Florrick. Todo para que luego no acabaran precisamente bien.

Bofetones aparte, el personaje de Diane es muy diferente al de Alicia.  Por tanto,  centrar la historia en ella es contar algo totalmente distinto. Su vida es diferente, sus circunstancias también y sus problemas, por tanto, no tienen nada que ver con ‘la buena esposa’. Derrocha elegancia, es una apasionada de su trabajo, pelea por conseguir sus objetivos. Además ha sabido moverse en un mundo mayoritariamente masculino y ha salido airosa. Y su risa, por favor, qué maravillosa es.

2. Una versión (aún) más divertida de The Good Wife

No lo vamos a negar, The Good Fight es muy simiar a su predecesora, pero con otros personajes y con un toque mucho más cómico e irreverente que la anterior. Tiene más mala leche y mucho más humor, pero sigue básicamente tiene la misma estructura que The Good Wife. También tocan temas muy actuales con inteligencia, elegancia y, sobre todo, con esa capacidad de saber reflejar a través del guión asuntos bastante complejos, para que el gran público los entienda sin problemas. Pero todo ello con un toque diferente, más valiente y loco que su predecesora.

3. Nuevos personajes muy interesantes

Obviamente no todo es un refrito de The Good Wife y la serie ha sabido crear nuevos personajes que le dan otro toque a la historia. Ahora estamos en otro bufete, con un estilo muy distinto al de Lockhart & Gardner. Entre esos nuevos personajes están Adrian Boseman (Delroy Lindo) o Liz Lawrence (Audra McDonald), que abogan por la inclusión, aunque no pueden escapar a los intereses políticos y económicos para mantenerse en el poder. También está Maia Rindell (Rose Leslie), la ahijada de Diane que es, probablemente, el personaje que más recuerde a los inicios de Alicia Florrick en The Good Wife. Envuelta en un escándalo del que no tiene la culpa, pero que cambia su vida por completo.

Profundizando un poco más en personajes conocidos

Además de las caras nuevas, junto a Diane se han venido otros viejos conocidos de The Good Wife. Eso nos ha permitido saber más de personajes que no habían tenido la oportunidad de brillar del todo y ahora hay tiempo de sobra para profundizar más en ellos, como Lucca Quinn (Cush Jumbo) o Marissa Gold (Sarah Steele), que aquí juegan un papel con mucho más peso y están mostrando matices que no vimos en la serie original.

4. Radiografía sobre la era Trump

Si hay algo que caracteriza a los King es su capacidad para analizar y plasmar la actualidad a través de sus series. Lo hacen a un ritmo tan veloz que a veces parece que sus guionistas adivinan el futuro. Su capacidad de reacción es tal que, tras la victoria de Donald Trump en las elecciones de 2016, la serie tomó un rumbo bastante distinto al que tenían planificado y se ha servido de ese acontecimiento para desarrollar gran parte de las tramas. Capítulo a capítulo, caso a caso, The Good Fight hace una radiografía muy acertada de la profunda división de la sociedad norteamericana tras la victoria del polémico magnate. A través de los personajes analizan las causas de esa victoria, las consecuencias y lo que ha supuesto para la sociedad estadounidense, que está más crispada que nunca.

5. Es más valiente y atrevida

The Good Wife fue lo más durante muchos años, pero siempre se mantuvo dentro de unos límites bastante normales narrativamente hablando. Sin embargo, con el tiempo, los King han demostrado que quieren ser más lanzados. Por eso están haciendo series tan irreverentes y divertidas como Braindead (tristemente cancelada). O experimentando con nuevos géneros en títulos como Evil. En The Good Fight hay también más riesgo, más atrevimiento. No estamos ante el típico procedimental y no lo digo desmereciendo a este género televisivo, que ya ha demostrado con muchas otras series que puede ser maravilloso. Es que es verdad. No es la típica serie. Tiene guiones exquisitos, diálogos grandiosos, giros inesperados. Y utiliza recursos bastante arriesgados que se salen de lo que uno espera de una serie de abogados.

Y aquí están las 5 razones. Creo que son suficientes para que le deis una oportunidad a una serie tan original, divertida y actual como The Good Fight. De nuevo insisto en que no tenéis por qué haber visto The Good Wife para poder seguirla, pero os recomiendo encarecidamente que lo hagáis. Porque es también una serie grandiosa y The Good Fight no existiría si no hubiera llegado antes Alicia Florrick y su descenso a los infiernos.

Comparte

2 thoughts on “5 Razones para ver The Good Fight

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *