'Creedme', una historia real que era necesario contar

Aunque ya estamos entrando en la recta final de 2019, Netflix tenía  guardado un as en la manga. Se trata de Creedme, una miniserie basada en un caso real en el que una chica de 18 años, fue violada, lo denunció y la policía no creyó su historia, forzándola a retirar su denuncia y decir que se lo había inventado. Tan escalofriante e injusto como real, la serie se basa en un artículo de investigación publicado en 2016, An Unbelievable Story of Rape que narró todo lo ocurrido y ganó el premio Pulitzer.

Una ‘increíble’ historia real

En esta miniserie, de 8 capítulos, su creadora, Sussanah Grant, ha querido también contar el caso y la investigación poco a poco. Eso sí, sin perder el foco en las víctimas y el proceso tan difícil por el que tienen que pasar cuando denuncian algo así. Lo vemos en el desgarrador primer episodio, cuando la protagonista, Marie Adler, es sometida a unas preguntas iniciales de manera fría, distante, sin que nadie piense en que quizás necesita apoyo para pasar todo este proceso. Después llegan las dudas sobre su versión de los hechos, hasta que finalmente Marie es obligada a retractarse de su historia y queda como una mentirosa, con todas las consecuencias que eso conlleva.

Resulta sangrante pensar que en realidad el caso se resolvió prácticamente por pura casualidad. Años después de la agresión a Marie, dos policías estaban investigando dos casos de violación con ciertas similitudes y empezaron a hacer conexiones e investigar de manera conjunta. Pero ¿qué habría pasado si nunca hubieran pensado en esas coincidencias?

Marie Adler Kaitlyn Dever
© Imagen: Netflix

Los diferentes procesos de las víctimas

Esas consecuencias son precisamente otro punto clave de esta historia. La serie ahonda en los efectos tan devastadores que puede tener una mala investigación policial. Cómo ese grave error policial provocó que durante años no se supiera que había un violador en serie suelto. Mientras tanto, Marie ve como le ahoga el sentimiento de culpa. Cómo su vida se tambalea y tiene problemas con sus seres queridos o en el trabajo. Nadie comprende su actitud, ni lo que está sufriendo. Una culpabilidad o falta de comprensión reflejada también a través de las otras mujeres que son violadas por la misma persona. Cada una asimila lo que le ha ocurrido de manera distinta. Y uno de los puntos más interesantes de la serie es que recalca que sí, son víctimas, pero eso es solo una parte de ellas, no lo único que las define.

Desmenuzando un caso complejo poco a poco

Creedme se toma su tiempo para ir desarrollando la historia. Primero conocemos a Marie y después a las detectives Karen Duvall y Grace Rassmussen, que son las que inician la investigación a partir de otros casos posteriores. Ojalá Marie hubiera tenido la suerte de cruzarse con dos policías como ellas, que tratan a las víctimas con empatía, sensibilidad y con disposición a creer su historia y recabar todas las pruebas necesarias para llegar a la verdad. Son esas ganas de resolver el caso las que llevan a ambas detectives a trabajar juntas, a probar distintas líneas de investigación y a descubrir a un violador en serie que ha actuado a sus anchas durante años por la mala praxis de otros compañeros de la policía.

Merritt Wever Creedme
© Imagen: Netflix

Realismo y dureza sin dramatismos

Creedme ha reflejado, con bastante precisión según los propios protagonistas reales del caso, cómo fue todo este proceso. Los primeros pasos en la investigación, los callejones sin salida, las pistas que fueron surgiendo. De esta manera, capítulo a capítulo vamos completando el puzzle. Conocemos a otras de las víctimas y comprobamos cómo cada persona afronta un trauma así de manera diferente. No todas las personas reaccionan de la misma manera ante algo tan horrible como una agresión sexual. Pero todos esos testimonios son válidos, respetables y, sobre todo, deben ser tenidos en cuenta. Y eso es lo que hacen las detectives cuando comienza la investigación. Es terrible imaginar cuántas Marie Adlers habrá en el mundo, que no han sido tomadas en serio por no llorar lo suficiente, por no saber explicarse bien o no recordar con exactitud cómo fueron violadas. Es todo un acierto contar esta historia poniendo el foco en ellas, sus testimonios y su capacidad para asimilar todo lo ocurrido. Todo ello sin caer en dramatismos excesivos. Y es que la historia en sí cae por su propio peso, no hace falta añadir más.

Marie Adler Netflix
© Imagen: Netflix

Personajes bien construidos

Otro de los pilares fundamentales de Creedme son sus personajes. Por un lado está Marie Adler, a la que vemos apartada del resto de personajes protagonistas. Y por otro las detectives Duvall y Rassmussen, que junto al equipo que las ayuda a investigar el caso, forman un tándem maravilloso.
En gran medida el éxito de la serie se debe a que el casting es una maravilla. Ojo a Kaitlyn Dever, que con su desgarrador retrato de Marie ha acaparado todas las miradas. A la actriz la hemos visto recientemente en películas como Booksmart y seguro que a partir de ahora no dejaremos de verla en otros proyectos. Luego están dos nombres tan importantes como los de Toni Collette y Merritt Wever, que dan a los personajes de Grace y Karen unos matices de lo más interesantes. Son bastante opuestas, tienen una forma de trabajar distinta, pero ambas son capaces de adaptarse para avanzar en la investigación.

creedme-collette-wever-netflix
© Imagen: Netflix

Una de las joyas televisivas del año

En definitiva, Creedme ha sido una de las grandes sorpresas que nos ha traído Netflix este año. Dura, incómoda y, sobre todo, necesaria. Porque es poco habitual encontrar una serie policíaca contada desde la perspectiva de las víctimas. Supone toda una vuelta de tuerca al género true crime que desgrana minuciosamente un caso complejo, con un tono natural, sobrio y sin exagerar el dramatismo. Un caso difícil en el que lo que resulta verdaderamente increíble es que, desde un principio, la policía cometiera errores tan graves. Tiene además un buen guión y un gran reparto ¿qué más podemos pedirle a una serie?

Comparte

3 thoughts on “'Creedme', una historia real que era necesario contar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *