'Euphoria', el nuevo fenómeno adolescente que no sabíamos que necesitábamos

Sí, puede que tenga 30 años, pero no me canso de las historias de instituto, de los buenos dramas adolescentes. He visto muchísimos, desde aquellos de los 90 donde los adolescentes aparentaban más bien mi edad de ahora, a la locura que desató Rebelde Way. También viví a tope el boom de Skins y lloré y sentí como nunca con My Mad Fat Diary, que es seguramente una de las series que más huella han dejado en mí. Pero cada generación tiene su propio fenómeno televisivo adolescente y el de esta tiene que ser Euphoria.


Porque sí, de primeras estamos ante una historia que puede parecer típica: un grupo de adolescentes, fiestas, sexo, drogas y otro montón de tópicos que forman parte de este tipo de series. Pero lo importante es el cómo y el mensaje que trasladan. No hay nada como coger estereotipos muy vistos, como las animadoras o el quarterback del equipo, y retorcerlos, romper sus límites y presentar algo diferente. Aunque Euphoria también tiene personajes que no estamos nada acostumbrados a ver y menos con esa profundidad y esos matices.

Oscuridad y purpurina para tratar temas actuales

La serie, cerada por Sam Levinson (Nación Salvaje), es oscura, cruda y llena de penes. ¿Recordáis cuando en Estados Unidos se intentó adaptar Skins pero no salió bien porque la serie era demasiado fuerte y escandalosa para el público americano? Pues esos tiempos han pasado y parece que ha tenido que ser HBO la que se atreva a mostrar la adolescencia de esa manera tan explícita y turbia. Pero el objetivo no es provocar por provocar, sino hablar de los temas que preocupan y afectan a los adolescentes de hoy en día. Y eso pasa por tratar temas que pueden escandalizar a más de uno, desde lo normalizadas que están las drogas,  el sexo y todo lo que lo rodea, hasta el protagonismo de las redes sociales y cómo pueden ser un arma para el acoso.
La protagonista es Rue (Zendaya), una chica con un grave problema de adicción a las drogas. La serie comienza con ella volviendo de rehabilitación y sin muchas ganas de intentar desengancharse de verdad. Aunque sabe que está destrozando a su madre y a su hermana y es plenamente consciente de que esto acabará matándola. Todo cambia cuando se cruza con Jules (Hunter Schafer), la chica nueva y misteriosa que rápidamente se convierte en un pilar indispensable para su estabilidad, lo cual tampoco es del todo bueno.

Rue y Jules
© Imagen: HBO

Personajes que marcan la diferencia

A Rue y a Jules se suma todo un abanico de personajes complejos y muy bien construidos, que se salen de los moldes en los que parecen encajar a simple vista. Y esa es la clave, que los protagonistas tienen aristas y muchos de ellos no son ni buenos, ni malos, simplemente cometen errores, tienen que madurar, han tenido problemas muy serios, o han recibido una educación que les ha llevado al punto en el que están. Por eso es muy interesante el planteamiento de cada capítulo, que en sus minutos iniciales dedica unos minutos a contarnos el pasado de cada uno de los personajes, nos dan las claves, el contexto para entender qué ha pasado con ellos, por qué son cómo son, o por qué llegan a ese punto de inflexión en el que deciden cambiar.
Es difícil elegir, pero si hay que destacar un personaje con un desarrollo llamativo y que está dando que hablar es el de Kat. La chica gorda que se harta de estar en la sombra y decide dar un paso al frente, cambiando por completo y sintiéndose empoderada. Y sí, en parte eso es un escudo para tapar su fragilidad y los complejos que le siguen atormentando, pero es una maravilla que por fin veamos en alguna serie a una chica con un cuerpo no normativo derrochando poder, sensualidad y seguridad.
tenor.gif

Un retrato sobre la misoginia en la adolescencia

Uno de los temas centrales de Euphoria es el machismo y cómo sigue bien arraigado en la sociedad. Aunque la Generación Z es mucho más abierta, diversa, concienciada y libre que las anteriores, aún no se escapa de las cadenas del patriarcado. Y lo podemos ver en la dinámica de las relaciones de las chicas con los chicos, ellas calificadas de guarras a la mínima por querer mantener relaciones sexuales, por mostrar seguridad, humilladas, cosificadas por su aspecto físico, etc.  Resulta muy interesante que también nos muestren cómo esos comportamientos machistas afectan también a los hombres. Porque todos aquellos que se salgan del molde de machito bruto que no está para romanticismos, también aguantan las burlas, los desprecios o las presiones del resto.
Y por supuesto, ligada a esa misoginia, está la homofobia, porque ya sabemos que son dos conceptos que suelen ir de la mano.

Eric Dane Euphoria
© Imagen: HBO

Reparto con altura

Una serie tan dura y complicada necesita de un buen reparto para elevar aún más el nivel y hay que reconocer que Sam Levinson ha dado en el clavo. La cara más conocida, Zendaya, está en el que seguramente sea el mejor papel de su carrera hasta la fecha. Esa imagen de chica Disney se ha esfumado y ha hecho de Rue un personaje entrañable, al que no puedes evitar querer. Aunque meta la pata, aunque esté en esa espiral autodestructiva que puede ser desesperante. Ojalá le lluevan los premios.
Pero sin duda una de las grandes sorpresas ha sido el descubrimiento de nuevos rostros televisivos que no están dejando indiferente a nadie. Empezando por la maravillosa Hunter Schafer, que en su primer papel como actriz nos está regalando grandes momentos en la piel de Jules. O Barbie Ferreira, mostrando todo el poderío que puede sacar de un personaje como Kat.

Euphoria Jules
© Imagen: HBO

También tenemos caras que nos suenan algo más, como Eric Dane (Anatomía de Grey), Sydney Sweeney (Everything Sucks, El Cuento de la Criada) o Jacob Elordi (The Kissing Booth). En definitiva, un reparto que termina de completar el círculo y hacen que la serie sume puntos.

Hipnótica y adictiva

He llegado a la conclusión de que cuando empieza un capítulo no puedo apartar la vista hasta que acaba, no solo por los personajes o la historia, sino por cómo está rodada y montada la serie. Tiene unos planos imposibles, preciosos, oníricos, unidos a una banda sonora de lujo que hacen que sea muy difícil aburrirse. Visualmente Euphoria es una pasada.
1-3.gif
En definitiva, no sé que hacéis los que aún no habéis empezado esta maravillosa serie. Si os gustan las series adolescentes debéis verla, si no, también, porque se sale bastante de lo típico. Así que no lo dudéis, llenaros la cara de purpurina y flipadlo con Euphoria como ya estamos haciendo unos cuantos desde hace unas semanas.

Comparte

2 thoughts on “'Euphoria', el nuevo fenómeno adolescente que no sabíamos que necesitábamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *