‘Bodyguard’, el nuevo gran éxito de la televisión británica

Si me conocéis o leéis este blog normalmente sabréis mi debilidad por las series de Reino Unido. Su calidad, sus actores y ese acentazo british me ganan con gran facilidad. Así que cada vez que sale alguna nueva no puedo evitar sentir curiosidad. Por eso tenía muchas ganas de que estrenaran por fin Bodyguard a nivel mundial. A eso le sumamos que ha sido un éxito de audiencia aplastante en Inglaterra y que las críticas además han sido bastante buenas, por lo que mis expectativas estaban por las nubes. Además, Richard Madden en traje es algo que no podía dejar pasar.

Un guardaespaldas que parece típico pero no lo es

Vamos a ponernos en situación. Bodyguard es la nueva serie de Jed Mercurio, creador de la grandiosa Line of Duty. Solo eso ya suma puntos. En este caso, nos cuenta la historia del sargento David Budd. Veterano de guerra, que estuvo en Afganistán y arrastra un importante trauma a raíz de lo vivido durante el conflicto. Ahora trabaja en el cuerpo de policía y la serie comienza cuando entra a formar parte del equipo de seguridad de la ministra de Interior del gobierno británico. A partir de ese momento ambos se ven envueltos en una compleja conspiración donde se entrelazan las ambiciones políticas con problemas tan actuales como el terrorismo islámico.

Sin duda, tiene todos los ingredientes perfectos para convertirse en una serie de esas adictivas, que no puedes dejar de ver hasta el final. Solo con los primeros 15 minutos del primer capítulo ya podemos ver esa tensión que tan bien sabe construir Jed Mercurio en sus series. Y, al igual que Line of Duty, pero de una forma un poco distinta, Bodyguard habla de la corrupción en las altas esferas del poder. De cómo los intereses de unos priman sobre las normas establecidas y que nada es blanco o negro en el mundo de la política.

Bodyguard BBC Netflix
© Imagen: Netflix

Un thriller político, psicológico y adictivo

Bodyguard tiene una trama que también recuerda a Homeland, ya que juegan a confundir al espectador sobre las intenciones del protagonista. Aunque hay que reconocer que, a pesar de que está muy bien hecha, no tiene ni la profundidad, ni el detalle o la veracidad de esos referentes de los que bebe. Pero sinceramente, da igual. En este caso prima el entretenimiento, la tensión y los giros locos que nos dejan totalmente descolocados. De hecho la mayoría de críticas negativas hacia la serie han ido por ahí. Porque algunas situaciones pueden resultar poco creíbles o inverosímiles, pero qué queréis que os diga, yo la he disfrutado de principio a fin.

¿Hay islamofobia en Bodyguard?

Quizás esa falta de profundidad, es lo que también ha suscitado críticas por islamofobia. Bajo mi punto de vista no creo que sea así, o por lo menos no considero que esta sea la intención real de la serie. Pero comprendo las quejas después de que se hable del tema sin ahondar demasiado en la raíz del problema. Y, sobre todo, tras ciertos giro en la trama que se quedan un poco en los estereotipos y en lo superficial (no diré más por no spoilear).

Richard Madden Bodyguard
© Imagen: Netflix

Jugando con la tensión y los giros inesperados

Lo que sí hay que reconocer es que han sabido jugar muy bien con el factor sorpresa y que, cuando crees que ya sabes de qué va la serie, hay otro giro tremendo que cambia por completo las fichas del puzzle. Reconozco que, aunque me parece magistral esa capacidad de dejar a los espectadores totalmente perdidos, esa decisión también dolió un poco. Y no diré nada más para no destriparos la historia.

Otro gran punto a favor de la serie es su duración, que es la justa y necesaria: la primera temporada tiene 6 capítulos de una hora, por lo que apenas hay tiempo para añadir relleno o cosas que no tengan que ver con la trama principal.

Un reparto atractivo e interesante

Como suele ser habitual, no solo la trama es lo bueno de la serie, sino que el han sabido reunir a un dúo protagonista de lo más atractivo. Por un lado tenemos a Richard Madden (Robb Stark en Juego de Tronos) que, como muchos ya aseguran, ha hecho el casting perfecto para ser el próximo James Bond al meterse en la piel de David Budd. No es que Madden me parezca un grandísimo actor, pero es innegable que el papel de guardaespaldas serio, traumatizado y tremendamente sexy le queda como un guante.

Pero sin duda, la reina indiscutible es Keeley Hawes (Line of Duty), que encarna a Julia Montague. El personaje más carismático de la serie. Una mujer ambiciosa, segura de sí misma, que trabaja en un ambiente mayoritariamente masculino y que mantiene una actitud dura y fuerte, sin mostrar su vulnerabilidad. Todo ello para hacerse respetar ante unos ‘compañeros’ de trabajo que esperan que falle para que caiga cuanto antes. Lo mejor de ella es que tiene sus matices, ni es tan mala, ni tan buena y eso la convierte en el personaje más interesante de la serie.

Bodyguard Keeley Hawes
© Imagen: Netflix

La realidad es que una de las claves del éxito de la serie son los protagonistas y es que la combinación de ambos es perfecta para contar esta historia de conspiraciones, corrupción y terrorismo.

Éxito arrollador en Reino Unido

Bodyguard se ha convertido en todo un fenómeno en su país de origen, logrando unos datos de audiencia arrolladores. El último capítulo alcanzó nada más y nada menos que un 48 % de share,  con 10 millones de espectadores viendo el último episodio. Una barbaridad teniendo en cuenta lo fragmentadas que están ahora las audiencias.

Por eso la serie de Jed Mercurio es el nuevo fenómeno televisivo del año y por eso también, queda abierta la posibilidad de una segunda temporada. Con semejante éxito no sería una sorpresa. De hecho, el propio Mercurio ha asegurado que tiene material para unas cuantas temporadas, pero todavía no hay nada confirmado de manera oficial.

En cualquier caso os la recomiendo totalmente,  no es una obra maestra del thriller, pero sí es muy entretenida, adictiva, sexy y se ve muy rápido ¿qué más se puede pedir?

La serie es original de la BBC, pero podéis verla a través de Netflix.

A los que ya la habéis visto ¿Qué os ha parecido?

Comparte

One thought on “‘Bodyguard’, el nuevo gran éxito de la televisión británica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *