Confesiones seriéfilas: Mi amor por Rebelde Way

Hoy traigo una nueva entrega de Confesiones seriéfilas. Ya os hablé de esas series admiradas por tantos que a mí me producían un sueño profundo. Y hoy voy a abriros mi corazón seriéfilo para deciros que una de mis mayores obsesiones televisivas fue (y es, no voy a negarlo) Rebelde Way.

El destino quiso que me encontrara con Rebelde Way

Corría el año 2005 o 2006, no me acuerdo exactamente, pero yo era una adolescente que estaba superando su primera gran obsesión seriéfila: Buffy Cazavampiros. El caso es que un día viendo la tele con mi hermana descubrimos de manera casual esta serie. Y la curiosidad nos hizo quedarnos a ver más. Me parecía rarísimo ver una telenovela argentina, ya que en España normalmente suelen emitir producciones mexicanas, colombianas o venezolanas. Y me parecía aún más extraño que se emitiera en Jetix, un canal que solía poner dibujos y cosas del estilo.  Mi hermana y yo no necesitamos más que un capítulo para engancharnos y a partir de ese día toda nuestra vida giraría alrededor del Elite Way School y sus alumnos.

Una obsesión que llegó lejos

De verdad, nos convertimos en auténticos monstruos. Desde ese momento tratamos de conseguir toda la música de Erreway. Volvimos a comprar la Súper Pop todas las semanas solo por los especiales sobre la serie y hasta conseguimos que mi padre se enganchara, porque solíamos ver los capítulos por la noche en el salón de casa. Y al final no pudo huir de semejante historia.

Rebelde Way Luisana Lopilato Benjamin Rojas Felipe Colombo Camila Bordonaba
© Imagen: Cris Morena Group

Otra prueba clara de mi obsesión era mi agenda del instituto. Allí me apuntaba las letras de las canciones de Erreway como si fueran poesía de la más profunda. También llegué a tener una página en los ya desaparecidos MSN Groups, donde hablaba de Rebelde Way y otras series de Cris Morena. Se llamaba Tiempo de Rebelión y creo que fue ahí donde salió mi vena periodística, porque comencé a escribir noticias sobre los actores, la gira, etc. Además, con los seguidores que tenía llegamos a crear un juego de rol donde nos inventábamos una continuación de la historia. Por desgracia esa web ha desaparecido por completo y no queda rastro de nada de eso.

Rebelde Way llegó tarde a España, pero llegó

Poco a poco el fenómeno se hizo grande en España, cuando la serie había acabado un par de años ante en Argentina y todos estaban ya haciendo sus vidas y centrados en otras cosas. Ya sabemos que a este país suelen llegar las cosas tarde. Pero la serie se hizo tan popular que decidieron reunir al grupo y dar varios conciertos por aquí, un hecho bastante insólito. Yo no podía creer lo que estaba pasando. Iba a tener una oportunidad real de ver a mis auténticos ídolos en directo. Y allí que fuimos mi hermana y yo, 4 horas esperando en la cola del concierto en la cubierta de Leganés, emocionadísimas. Para mí era todo un hito que llenaran un recinto así y dieran dos conciertos seguidos con entradas agotadas. Además en esas horas de espera conocimos a más gente obsesionada como nosotras y fue maravilloso. Lo recuerdo como el mejor concierto de mi vida, a pesar de que no estuviera Luisana Lopilato, o de que canten más bien regular. Fue brutal.

Obsesión convertida en carilo y nostalgia

Con el paso de los años he ido madurando (creo), pero nunca me he olvidado de la serie. De hecho, hace poco volví a verla, gracias a gente de twitter tan maja como @beawords, que me lleva por el buen camino y me incita a volver a ver obras maestras como esta. Además, sus comentarios sobre lo que ocurre en cada capítulo son oro puro. Y he llegado a la conclusión de que, aunque me esté acercando peligrosamente a los 30, no me canso. Me parece una maravilla y muchas veces prefiero ver a la temible Logia haciendo cosas malignas a los becados, que un capítulo de la serie del momento. Y sí, los ojos con los que la veo ahora no son los mismos que cuando tenía 16 años, pero la disfruto igual. Tiene cosas muy tóxicas, machistas y que ahora mismo a nadie se le ocurriría plantear de esa manera. Pero también tiene otros aspectos muy positivos, es divertida, rara, entrañable y fue un fenómeno de proporciones épicas que marcó mi adolescencia.

El fenómeno que arrasó en los 2000

Por si alguien no lo sabe (ya estáis tardando en verla), Rebelde Way se estrenó en 2002 (me fascina y horroriza a la vez que eso fuera hace 16 años) y sigue las andanzas de un grupo de adolescentes que viven en un internado de lujo en Buenos Aires. El Elite Way School es el colegio al que van los hijos de la gente adinerada e importante y también un reducido grupo de alumnos con menor poder adquisitivo que han conseguido una beca. Los protagonistas se encuentran en plena adolescencia, intentando averiguar cuál es su lugar en el mundo y encontrar su camino, por ello en muchas ocasiones se rebelan contra las normas que les dictan lo adultos. Entre esas vías de escape de las imposiciones del colegio o de sus familias, está la música, por lo que varios de ellos forman  un grupo que lentamente comienza a triunfar.

Rebelde Way
© Imagen: Cris Morena Group

Aquí encontramos todos los topicazos de las series adolescentes multiplicados por mil, ya que al ser una telenovela hay muchas tramas que se alargan tropecientos capítulos e incluso se repiten. Amores imposibles, desamores, triángulos amorosos absurdos, secretos, venganza, música, crítica social y hasta corrupción política…de verdad que lo tiene todo. Cris Morena no metió ciencia ficción porque lo mismo era pasarse, aunque en series posteriores ya se lanzó del todo a la piscina.

Puntos positivos entre tópicos y estereotipos desfasados

¿Cómo no me va a gustar semejante historia? Y sobre todo, ¿cómo va a cansarme? Aunque no destaca por la originalidad de su argumento y se ha quedado un poco desfasada, tiene puntos muy positivos que llaman la atención en un producto donde las relaciones tóxicas y el machismo están más que presentes. Por ejemplo el personaje de Sonia Rey (grandiosa Catherine Fulop). Una mujer independiente, fuerte, madre soltera, que trata de inculcar esa libertad a su hija y a todos los que se encuentra en su camino. Ella es la reina indiscutible de Rebelde Way. Ojalá una serie solo para ella, de verdad. Le sigue Mia Colucci (Luisana Lopilato), que siempre ha sido encasillada como la guapa, pero tonta y de lo segundo no tiene un pelo. De hecho, en contra de lo que mi yo adolescente pensaba, Mia me gusta muchísimo más que Marizza (Camila Bordonaba), que con su postureo de malota cansa un poco. Además, me cuesta perdonar lo injusta que puede llegar a ser con Sonia ¿quien no quiere tener una madre así?

Rebelde Way Sonia Rey Catherine Fulop

La película que destrozó a los fans

El caso es que la serie se convirtió en un fenómeno grandísimo en Argentina y otros países de América Latina, además de Israel. Vendieron millones de discos, llevaron a cabo innumerables giras y hasta hicieron una película: 4 Caminos, que sirvió como broche final y que dejó a los fans hundidos por completo con ESO que pasa. Jamás te lo perdonaré, Cris Morena, jamás. Fue un trauma muy importante, además mi hermana y yo tuvimos la maravillosa idea de ver la peli antes que la segunda temporada, por lo que nuestro cabreo y nuestra tristeza fueron enormes. Pero he de decir que, superado el bajón, he visto la peli varias veces y las canciones ME ENCANTAN.

Rebelde Way siempre en nuestros corazones

En definitiva, esta historia fue una mina de oro y es normal que llegara tan lejos. De hecho,  el canal mexicano Televisa compró los derechos y la adaptó a su manera. Y vaya manera tan cutre peculiar. Rebelde se convirtió en otro fenómeno mundial, con una audiencia desorbitada, arrasando en ventas de discos y giras interminables. Y esto es todo lo positivo que puedo decir acerca de este remake, porque ya tuve bastantes guerras sobre cuál es mejor (mis debates con desconocidas en foros sobre este tema eran tremendos). En este blog la mejor es Rebelde Way y punto. No negaré que las canciones de RBD me gustan, pero como serie la argentina se la come con patatas.

Y ya está, esta es mi confesión seriéfila. Sigo amando Rebelde Way como el primer día y no me canso de ver sus capítulos de vez en cuando, llevo algunas de sus canciones en el móvil (sí, me sé la coreografía de Bonita de más y la bailo siempre que puedo) y si volvieran a dar algún concierto no dudaría en ir.

¿A vosotros os llegó a enganchar? ¿soñabáis con ir a un internado y uniros a la pandilla de Mia, o la de Marizza? ¿también queríais tener alucinaciones con coreografías extrañas para mostrar vuestros sentimientos como en la serie?

Comparte

2 thoughts on “Confesiones seriéfilas: Mi amor por Rebelde Way

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *