¿Qué hacéis los que aún no habéis visto Crazy Ex Girlfriend?

Esta es una de esas series que han tenido la suerte o la desgracia de caer en un canal como es la CW, culpable de éxitos como Gossip Girl o la más reciente: Riverdale. Todas series con un corte adolescente muy característico y reinas del mamarrachismo televisivo (con el permiso de Pretty Little Liars) y resulta que Crazy Ex Girlfriend no es adolescente, ni es mamarracha (aunque algunos de primeras puedan pensar que sí). Es todo lo contrario, es una gran comedia musical, con humor inteligente y que trata temas como el amor tóxico, los problemas de autoestima o el machismo que domina la sociedad con gran valentía y mucha guasa.  El problema es que muy poca gente ha descubierto esta pequeña joya televisiva.

El título, Crazy Ex Girlfriend, puede confundir. De hecho antes de que comenzara la serie ya se produjeron quejas porque parecía un nombre un poco sexista. Y ahí está la clave, la gran Rachel Bloom, protagonista y creadora de la serie, no eligió esas palabras porque sonaran bien. Era un adelanto de lo que la serie nos iba a ofrecer: una historia que a través del humor y números musicales nos iba a echar en cara cómo la sociedad machista en la que vivimos cree que las mujeres deben ser de una forma y que todas tenemos esa parte de ‘novia loca pero a la vez graciosa’ porque ‘ups, solo somos chicas’.

giphy (26).gif

Todo ello lo vivimos a través de Rebecca Bunch, una abogada de éxito que decide mudarse a un pequeño pueblo de California para perseguir y reconquistar a su amor de la adolescencia. Lo que parece toda una proeza romántica es efectivamente una locura y desencadena en toda una serie de situaciones para la protagonista. Más allá de la superficie -esta parece la premisa de cualquier película romántica que todos hemos visto- poco a poco vamos conociendo a Rebecca, sus inseguridades, sus problemas y carencias familiares que nos hacen comprender por qué es como es y por qué hace lo que hace.

giphy (27).gif

Y no está loca, pero tiene problemas, como los podemos tener tod@s. La clave es que es realmente fácil identificarse con ella y muchas de las situaciones que se encuentra en el pequeño y variopinto pueblo de West Covina.  Rebecca no es perfecta, es buena, pero mete la pata en numerosas ocasiones, a veces es mala, otras veces es un completo desastre y eso hace que sea realista. A través de ella, Rachel Bloom denuncia en esa creencia de que las mujeres siempre estamos dependiendo de un hombre, ahonda en las relaciones tóxicas y cómo muchas veces las asumimos como algo normal, el amor mal entendido, el sexo, los complejos, la presión de las mujeres para ser siempre perfectas y un largo etcétera.

giphy (28).gif

El problema con esta serie es su poca repercusión. A nivel de audiencias no anda muy allá y además CW no es el canal más masivo de Estados Unidos. Por otro lado la crítica si que ha puesto sus ojos en Rachel Bloom y se ha llevado varios premios por su trabajo en la serie, entre ellos un Globo de Oro.

Por eso hago un llamamiento a que la veáis, no solo por ella, sino por todos y cada uno de los personajes, que aportan su granito para hacer de esta serie una gran comedia, que pone el foco en temas muy actuales, con un grandísimo sentido del humor. Hace unas semanas ha comenzado su tercera temporada y lo ha hecho con una gran fuerza, así que no esperéis más y adentraros en el universo de West Covina. Para terminar de convenceros os dejo con uno de esos primeros números musicales, que me convenció del todo para seguir con esta serie.

https://www.youtube.com/watch?v=hkfSDSfxE4o&t=19s
P.D: Os recomiendo ver la serie en versión original y leed atentamente las letras de las canciones, son para enmarcar.

Comparte

0 thoughts on “¿Qué hacéis los que aún no habéis visto Crazy Ex Girlfriend?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *